Hipertiroidismo felino

El hipertiroidismo ha pasado de ser una patología infradiagnosticada en el pasado a incluirse rutinariamente en la evaluación de los gatos mayores que pierden peso. Se trata de la patología endocrina más común en gatos de edad avanzada.

El reto ahora mismo es intentar hacer un diagnóstico precoz, cuando empezar el tratamiento, como tratarlo cuando hay comorbilidades y cómo controlar estas comorbilidades, como sería el caso de la ERC y cardiopatías.

Todavía no se conocen las causas, hay factores que se piensa tienen un papel importante en el desarrollo de la enfermedad como genética, dieta, arena y factores ambientales.

La histopatología muestra que la mayoría de los gatos hipertiroideos padecen de una forma de bocio nodular tóxico, patología benigna (adenoma) con crecimiento y funcionalidad autónoma.

Solo un 2% de gatos presentan carcinomas.

No hay un signo clínico patognomónico de hipertiroidismo. Los signos clásicos son pérdida de peso, polifagia, polidipsia, incremento de las vocalizaciones, agitación, hiperactividad, taquipnea, taquicardia, vómitos, diarrea y un pelaje en mal estado.

Para el diagnóstico se precisa demostrar un aumento persistente de hormonas tiroideas.

Dentro de los tratamientos posibles se encuentran el médico, dietético, quirúrgico o yodo radiactivo. Normalmente el problema es bilateral y si no se extirpa o se aplica yodo radiactivo, el adenoma seguirá creciendo con la posibilidad de malignizarse.

C/ Gonzalo Bilbao, 23-25, 41003. Sevilla.
954 54 27 01
Lunes a Viernes de 9:00 h a 14:00h
raia@raia.org

Secretaría Técnica

957 48 58 48
Lunes a Viernes de 9:00 h a 15:00 h
secretariatecnica@congresoveterinario.es
Colaboran:
© Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios · Política de privacidad